jueves, 23 de mayo de 2013

Se nos ha perdido un dinosaurio

Tablets, smartphones, ultrabooks, portátiles...¿Qué ha pasado con los ordenadores de sobremesa? Cada día nos llega más y más gente que prescinde del clásico ordenador de sobremesa, que ya ni siquiera los reparan, que cuando tiene una avería aunque sólo cueste 50€ repararlo ¡ZAS! al reciclado y a comprar un portátil/ultrabook/tablet. Éstos últimos por cierto, parece que están ganando la partida en el mercado. Y yo no puedo dejar de preguntarme si realmente en este establecimiento nos hemos quedado en la Edad de Piedra. Porque aquí seguimos pensando que no se pueden hacer "cosas serias" en una tablet, yo no me veo todo el día picando datos o metiendo texto para los trabajos escolares en una tablet, ni tampoco veo a papá descargando contenidos a saco las 24 horas del día y editando los vídeos de las vacaciones en una tablet. Ya me cuesta verlo en el portátil, pero con eso digamos que "trago".
Entonces es cuando me asaltan las dudas, pensando a "largo plazo" (digamos diez años), y es que no sé hacia dónde vamos con todo este lío. ¿Son las tablets una especie de moda, y volverá la gente a tener el tándem portátil-sobremesa o se quedará la tablet y desplazará al portátil? Y en este caso, dónde queda el ordenador de sobremesa? ¿Definitivamente desaparecerá de los hogares? Desde el punto de vista puramente lógico, el sobremesa sigue siendo la inversión más cabal, por durabilidad, robustez, potencia y posibilidades de ampliación y reparación, pero a pesar de sus múltiples ventajas les veo perdiendo la partida día a día. Con argumentos tan sólidos como "es que los portátiles ocupan menos y son muy cucos".
Como informáticos y frikis de los juegos que somos, nos gustaría creer que el futuro quedase sobremesa-tablet con teclado BT-smartphone, pero cada día nos sentimos más como si fuese un sueño, más que una próxima realidad...eso sin contar que, si las tendencias sustituyen el sobremesa por el portátil, en ese negro futuro los talleres de reparación no oficiales son una especie en peligro de extinción, y las ventas de esos productos una guerra sin cuartel contra las grandes superficies...
Veremos los resultados en los próximos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada